Pervertidas picinas.

HD 03:00 60.358 221
Visita Culioneros

Ya estábamos cansados, deprimidos, hastiados, volviendo a casa con las manos vacías, arrastrando los pies del cansancio, del calor, la sed, el hambre, la desesperación nos hacia volver a casa, pero la curiosidad nos hacia seguir buscando, mirando, observando, y allí se encontraba la presa al fin, en reposo, con dificultad para escabullirse, y era la presa ideal para llevarnos a la piscina, desnudarla y desnudarnos nosotros, y calentarle el conejo hasta que se volviera loca por que nos la folláramos, es ella seguro, piernas largas acabando en un culo formidable, cintura de avispa, abdominales definidos pero no demasiado marcados, unas tetas impresionantes y una cara de guarra que tira para adelante, preparados chicos, maniobra envolvente clásica, si se nos escapa, volveremos vacíos, y haremos entre lamentos, otra noche mas, un coro de flautas solitarias, un sonoro y cadente gemido perdiéndose en la noche de tres locos cachondos solitarios.


Esta web usa javascript y cookies. Las cookies te recuerdan para poder ofrecerte una mejor experiencia. Si continuas navegando por la web o cierras este mensaje estarás aceptando nuestra política de cookies.
Aceptar cookies
X